aprendizaje observacional

  • Efectos básicos del modelamiento.

Hasta este momento, hemos estudiado procesos de aprendizaje mediante experiencia directa, en cuanto que el cambio conductual depende de la propia experiencia con el medio ambiente; sin embargo en este tema vamos a estudiar procesos de aprendizaje vicario, ya que la experiencia directa o personal no es necesaria para generar o modificar el conocimiento sobre el medio ambiente y el comportamiento del individuo.

Las teorías psicológicas del aprendizaje tradicionalmente han asumido que el comportamiento se adquiere a través de las propias acciones, mediante procedimientos de condicionamiento clásico o instrumental. Pero si tuviéramos que adquirir todas nuestras habilidades y conocimientos a través de experiencia directa, nuestro desarrollo se vería no sólo retrasado, sino también severamente limitado. Por eso muchos animales hemos desarrollado la capacidad de aprendizaje observacional o aprendizaje vicario, que permite ampliar y abreviar el propio proceso de aprendizaje mediante la observación de las consecuencias de dichas acciones.

De esa forma, virtualmente todos los tipos de aprendizaje que pueden adquirirse mediante experiencia directa personal, pueden ser adquiridos también mediante aprendizaje observacional.

Veamos con mayor detenimiento cuales son los efectos básicos del modelamiento simbólico; para ello seguiremos de cerca las propuestas de Bandura, 1986.

  • La adquisición de Habilidades complejas.

El aprendizaje observacional ha sido reconocido como uno de los medios fundamentales de aprendizaje en la transmisión de valores, actitudes, patrones de pensamiento y comportamiento nuevos.

Uno de los problemas del condicionamiento instrumental para explicar el comportamiento estriba en la imposibilidad de aplicar reforzamiento sobre una conducta que no exista previamente en el repertorio del sujeto. De ahí que el condicionamiento instrumental se entienda más bien como un proceso de reforzamiento diferencial de respuestas adquiridas. Por tanto hubo que postular nuevos procedimientos como el moldeamiento o aprendizaje por aproximaciones sucesivas (shaping), para poder explicar la adquisición previa del comportamiento que se quiere reforzar.

El fenómeno del aprendizaje observacional resulta fundamental para poder explicar la adquisición de nuevas conductas, que podemos definir como aquel comportamiento que tenga una probabilidad nula de aparición en el repertorio conductual de un individuo.

Es necesario señalar dos aspectos importantes del aprendizaje observacional de conductas nuevas:

  • Dicho aprendizaje es un ejemplo típico de aprendizaje silencioso, en cuanto siempre ocurre sin que el sujeto deba emitir ninguna respuesta.
  • Una vez que el sujeto comienza a emitir la respuesta observada tras dicho aprendizaje, serán procesos de condicionamiento instrumental y/ o el efecto de la práctica, como factores más importantes, los que determinen la futura probabilidad y la mejora de la actuación de la habilidad o conducta aprendida mediante la observación.

Resumiendo: el aprendizaje observacional o modelamiento sería una potente herramienta para generar nuevos comportamientos en el individuo; pero una vez adquiridos, serán fundamentalmente procesos de condicionamiento instrumental los que determinen su frecuencia de aparición futura y el perfeccionamiento de dicha conducta a través de la práctica reforzada.

  • La inhibición y la facilitación del comportamiento.

El efecto de aprendizaje observacional no se reduce sólo a la creación de nuevas conductas previamente inexistentes en el repertorio del sujeto. Otro de los efectos fundamentales tiene que ver con la inhibición o desinhibición de comportamientos ya aprendidos. Los efectos inhibidores se producen cuando el observador reduce la realización de un determinado tipo de conductas observadas (por ejemplo, el fumar), normalmente como resultado de la observación de consecuencias negativas para el modelo. Sin embargo, los efectos desinhibidotes o facilitadores del comportamiento se ponen de manifiesto cuando los observadores incrementan conductas, ya sean respuestas previamente inhibidas (caso del comportamiento agresivo), o bien respuestas no practicadas frecuentemente por los observadores (conductas altruistas).

Sin duda las investigaciones originales de Bandura respecto a la influencia de la observación de modelos en el comportamiento agresivo en niños ilustran claramente la importancia de estos efectos. En su estudio, dos factores fundamentales han sido postulados como determinantes de dichos efectos:

  • La percepción del observador sobre su capacidad para realizar la conducta observada.
  • La inferencia sobre la posibilidad de obtener reforzamiento mediante la realización de dichas acciones, basados en el reforzamiento recibido por los propios modelos.

También produce facilitación conductual el mero hecho de observar el comportamiento de un modelo, sin que obtengan ningún tipo de reforzamiento, ni positivo, ni negativo.

Por otra parte y en el caso de los efectos inhibidores, se ha comprobado que no basta la mera exposición al modelo para generar la inhibición de comportamientos ya aprendidos, sino que además debe producirse el castigo selectivo de las respuestas que se pretende reducir (campañas de tráfico).

Es más fácil lograr el efecto de facilitación que el efecto inhibidor del comportamiento, ya que en este último caso hay que competir con hábitos de conducta ya consolidados.

  • Efectos de activación y aprendizaje emocional.

Un último efecto del aprendizaje observacional, recientemente estudiado por Mineka (1992), reside en la posibilidad de provocar activación emocional en los observadores ante los determinados estímulos, mediante la simple observación de las reacciones emocionales de los modelos ante esos estímulos. Este efecto explicaría el aprendizaje y transmisión de comportamientos emocionales en el ambiente familiar y social en que se desarrolla el individuo.

  • Condiciones del aprendizaje observacional. Imitación de modelos.

Una gran parte de la investigación del aprendizaje observacional ha derivado hacia el estudio de los diferentes factores que influencian dicho aprendizaje, que determinan su ocurrencia y que no pueden explicarse mediante procesos derivados del condicionamiento instrumental. Y entre los factores estudiados que parecen exceder los implicados en el reforzamiento directo del comportamiento, a no ser que degrademos el propio concepto de reforzamiento, merece la pena destacar tres conjuntos de variables relacionadas.

  • La influencia de las características del modelo.

Se ha demostrado la influencia de:

  • La capacidad afectiva y reforzadora de los modelos.
  • La capacidad futura de control de los modelos y por tanto, la importancia o dominancia social del modelo.
  • La semejanza del modelo con el observador.

Las características del modelo son uno de los determinantes fundamentales que influencian el aprendizaje observacional; eso resulta evidente en numerosas ocasiones en nuestra vida cotidiana, por ejemplo en la mayor influencia de los padres como modelos cuando los niños son aun pequeños, o en la cuidadosa selección y la ingente cantidad de dinero que las empresas pagan a los personajes y modelos que intervienen en los anuncios televisivos para maximizar su influencia.

 

  • La influencia de las características del observador

Gran parte de los trabajos realizados han intentado descubrir las diferencias individuales que correlacionan con la mayor tendencia a la imitación y por tanto, con la mayor susceptibilidad a la influencia de la propaganda o el modelamiento. En estos estudios se ha demostrado que el efecto de la propaganda y la tendencia a la imitación, dependen, entre otros factores de:

  • La edad del observador, ya que se produce una mayor susceptibilidad al aprendizaje observacional cuanto menor es la edad o el nivel intelectual de los sujetos.
  • La mayor inseguridad en la conducta, la falta de confianza en las propias habilidades y la menor formación que generan en el individuo una mayor tendencia a la imitación.

En el estudio de la influencia del observador hay que tener en cuenta que una cosa es la mera imitación de comportamientos simples o el efecto de la propaganda, en cuyo caso las variables anteriores determinan el aprendizaje observacional; y otra cosa es la posibilidad de adquirir habilidades complejas a través de la observación de un modelo.

La posibilidad de adquisición de dichas habilidades dependerá también de que el modelo posea las capacidades cognitivas y motoras mínimas suficientes para ser capaz de adquirir duchas habilidades. Y por tanto ya no correlaciona negativamente con la edad, formación o seguridad y confianza en sí mismo, como en el caso anterior. Aún más, es posible que determinadas variables cognitivas o motoras sean necesarias para lograr dicho aprendizaje de habilidades compleja. En cualquier caso, parece claro que el aprendizaje observacional depende críticamente del as características del observador y que no puede reducirse a procesos de reforzamiento simple.

  • La influencia de las características de la situación.

Por último, también se ha demostrado que la tendencia a la imitación depende del tipo de situaciones en las que se produce el aprendizaje observacional o modelamiento.

Un primer conjunto de variables estudiadas están relacionadas con los estudios previos que mostraban que la menor seguridad en sí mismo produce mayor imitación. Por tanto, variables como la familiaridad de la situación y el grado de control que el individuo tiene en la misma, afectan sensiblemente el aprendizaje observacional; pero también el grado de dificultad de la tarea influye en la imitación, siendo mayor cuando el grado de dificultad es intermedio.

Un tipo de variables distintas están relacionadas con la forma de presentación de los modelos o del comportamiento modelado. Los modelos en vivo o mostrados en imágenes visuales, son más eficaces que los presentados sólo auditivamente.

 

 

  • Procesos de aprendizaje observacional: atención, retención, reproducción motora y motivación.

Las teorías tradicionales del condicionamiento operante intentaron describir el aprendizaje observacional en función exclusivamente del reforzamiento de la conducta de imitación; pero con ese supuesto, lo único que hacen es trasladar el problema a la propia definición o concepto de comportamiento de imitación y los factores determinantes del mismo. Además, aunque el análisis operante del aprendizaje de observación es fácilmente aplicable cuando se trata de explicar el aprendizaje observacional de conductas simples, resulta de difícil aplicación cuando se trata de adquisición de conductas complejas.

Por lo tanto, en el estudio de los mecanismos y contenidos del aprendizaje observacional vamos a introducirnos directamente en los diferente subprocesos postulados por la teoría de Bandura, para poder explicar el fenómeno de adquisición de habilidades y su traslado a la ejecución, sobre todo cuando se trata de explicar la adquisición de habilidades cognitivas o motoras complejas.

Desde esta teoría, se asume la influencia de cuatro subprocesos que determinan el aprendizaje por observación, sobre todo en el caso del aprendizaje de habilidades o conductas complejas; éstos subprocesos son: atención, retención, reproducción motora y motivación.

  • La influencia de procesos atencionales.

El primer factor determinante del aprendizaje observacional estaría relacionado con procesos atencionales. El postulado básico sería que sólo se aprende aquello a lo que se le presta atención o dicho de otra forma, que la atención sería una condición necesaria, aunque no suficiente, para el aprendizaje.

Todos aquellos factores que determinan un incremento de la atención del individuo o una mejor atención selectiva a los aspectos relevantes de las actividades modeladas, determinará y/ o incrementará el aprendizaje observacional.

Desde esta perspectiva, Bandura (1986) distingue entre dos conjuntos de variables que pueden influenciar la atención y sus repercusiones en el aprendizaje observacional:

  • Factores dependientes de las propias actividades o sucesos modelados.

Se ha demostrado que los actos sencillos se aprenden mucho más fácilmente que los actos o actividades complejas. En este último caso, la rapidez o el nivel del aprendizaje observacional estará determinado por la saliencia y complejidad de las actividades modeladas, pero también por el valor afectivo o funcional de las mismas.

También se ha demostrado que el nivel de atención es un buen predictor de la capacidad imitativa.

  • Factores dependientes del observador.

La influencia de este factor comienza a tener importancia y es clara cuando se trata de adquirir habilidades complejas mediante observación. El supuesto básico en este caso es que cuanto mayor es la capacidad cognitiva y los conocimientos previos del observador sobre la tarea modelada, más fácilmente se atiende y se aprende sobre la misma.

Se entiende que la percepción y atención estaría guiada por la competencia cognitiva del observador y sus propias expectativas, que le llevan a seleccionar qué merece la pena ser atendido y qué sería irrelevante para su posterior ejecución.

En resumen, parece claro que la influencia de un modelo depende primordialmente de la atención que se la presta a dicho modelo y/ o a la conducta modelada, como condición primaria y necesaria del aprendizaje observacional. Pero además, y sobre todo en el caso del aprendizaje de habilidades complejas, su adquisición depende de la capacidad cognitiva suficiente para prestar atención a los estímulos o componentes relevantes que permiten la reproducción futura de la acción; lo que al mismo tiempo conlleva la habilidad aprendida para no prestar atención a los componentes irrelevantes de la misma.

  • La influencia de la memoria de trabajo: adquisición y retención.

El hecho de prestar atención, no necesariamente implica que se produzca aprendizaje; para ello sería necesario un segundo conjunto de componentes psicológicos, relacionados ahora con los procesos de retención (almacenamiento en la memoria) de la actividad modelada, que le permita reproducir el comportamiento observado cuando no esté presente el modelo. Por tanto, asumimos que una vez iniciada la atención, el aprendizaje observacional depende de nuevos procesos en los que ahora está implicada la memoria, sobre todo la memoria de trabajo. Estos nuevos procesos podemos reducirlos a dos:

  • La capacidad de codificación de la información recibida, que permite su acceso a la memoria de trabajo.
  • La capacidad de repaso mental de dicha información, lo que posibilita su procesamiento controlado y por tanto la propia posibilidad de aprendizaje de dicha habilidad y su posterior almacenamiento en la memoria de referencia.

Durante el aprendizaje por observación, el sujeto debe codificar la información de forma tal que sea posible su almacenamiento en memoria y posterior recuperación. Por ello, todos los factores relacionados con la propia codificación, como el repaso, posibilitarán o incrementarán sensiblemente el aprendizaje observacional.

  • La importancia de la memoria y los procesos de reproducción conductual.

No cabe duda que la mera exposición a un modelo que realiza una serie de comportamientos o muestra una serie de habilidades, siempre puede producir algún tipo de aprendizaje. Pero no podemos inferir su existencia, si no se muestra posteriormente en el propio repertorio del sujeto observador.

Por ello, factores como las capacidades físicas de reproducción de las respuestas o la adquisición de habilidades en los diferentes componentes de una habilidad compleja, serían componentes esenciales que determinan incluso la posibilidad de aprendizaje observacional. Según el análisis de la teoría del aprendizaje social-cognitivo de Bandura, la emisión de una respuesta aprendida mediante modelamiento implicaría:

  • La propia capacidad de reproducción cognitiva de la acción; es decir, el individuo debe formarse una idea o modelo mental de la combinación necesaria de los diversos componentes conductuales y de cuál debe ser su secuencia temporal, para originar una forma de comportamiento adecuado.
  • Esa representación cognitiva, dependería de una correcta observación, que se mejora si se observa un mayor número de veces (mayor cantidad de exposición al modelo), porque permite una mejor representación mental a través de la retroalimentación (repaso y feedback o reforzamiento) de la misma.
  • Pero todo ello depende críticamente de que el propio observador posea las capacidades físicas y las habilidades necesarias en los diferentes componentes de la habilidad o conducta modelada.

Sólo así es posible el aprendizaje, que implica primero el almacenamiento y luego la recuperación de lo aprendido para su posible expresión conductual en el futuro.

Ahora bien, el rendimiento adecuado, depende, no sólo de la existencia de las habilidades necesarias, sino también y sobre todo de la “creencia por parte del individuo de que dispone de la habilidad suficiente para realizarlas, lo que implica la formación de expectativas de autoeficacia, como componente cognitivo último y crítico que determina la posibilidad de ejecución futura. Es importante tener en cuenta que estas expectativas son anteriores a la ejecución, y por tanto no dependen de la misma, sino de las propias capacidades y de la observación de lo que ocurre al modelo, mientras no se inicia la ejecución una vez finalizado el aprendizaje observacional.

Por tanto, según Bandura, se definen como expectativas de autoeficacia, el juicio emitido sobre la propia capacidad para alcanzar un cierto nivel de ejecución que permita conseguir los objetivos propuestos; mientras que las expectativas de resultados hacen referencia a las consecuencias más probables que producirá dicha ejecución.

  • El papel de la motivación en la adquisición y en la ejecución del aprendizaje observacional.

Un último conjunto de variables que determinan el aprendizaje observacional, estarían relacionadas finalmente con factores motivacionales, que aunque probablemente influyen también durante la adquisición, tienen una influencia decisiva en la propia expresión final de lo aprendido.

Se asume la existencia de un triple conjunto de componentes motivacionales relacionados con los incentivos para la acción:

  • Incentivos vicarios, que constituyen el reforzamiento recibido por el propio modelo durante el propio proceso de modelamiento (beneficios y costes observados.
  • Incentivos externos: que serían los relacionados con el reforzamiento externo de la conducta modelada en el observador (reforzador social, capacidad de control…)
  • Autoincentivos: más relacionados con la propia imaginación de la posibilidad de reforzamiento futuro asociada a la ejecución de la conducta observada o con factores reforzantes idiosincrásicos del propio individuo.
  • Funciones del reforzamiento vicario.
  • aprendizaje de habilidades cognitivas y la potenciación del desarrollo evolutivo

 

  • La adquisición de juicios, actitudes y comportamientos morales mediante observación

 

  • el aprendizaje observacional y la adquisición de conductas desadaptativas: el comportamiento agresivo

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.


administracion - administracion de empresas - derecho - psicologia - contaduria - forex - articulos gratis - preparatoria abierta - bajar de peso rapido - hoteles en mexico - apuntes de medicina - forex- recetas de cocina