EL PROCESO

1. FUENTES DE VARIACIÓN

Contextos

Sujetos/pacientes

Clientes (amigo del paciente, familiar,…)

Demandas (lo que dice el sujeto)

Naturaleza

Adecuación a los objetivos de la persona

Objetivos (diagnóstico, orientación, selección y tratamiento)

Objetivos (no los de la persona)

Descripción => Orientación

Clasificación/diagnóstico Ej: confirmar => Diagnóstico

Predicción/pronóstico Ej: elección de los estudios => Selección

Explicación y control Ej: morderse las uñas => Intervención y cambio

2. SÍNTESIS CONCEPTUAL

El análisis racional de la mayor parte de los modelos presentados hace pensar que cada uno de ellos estaría más indicado para determinados objetivos aplicados y en unos específicos contextos. Pero el relativismo que esta postura conlleva reporta cantidad de riesgos al no poder asumir unos requisitos comunes que den una cierta consistencia y rigor.

Para sintetizar los distintos niveles de complejidad que deben estar presentes en evolución psicológica partiendo de la consideración de tres sistemas: biológico, conductual y personal y el sistema socioambiental. Por tanto a la hora de realizar una particular evaluación psicológica de un sujeto, tendrá que tener en cuenta los siguientes grupos de variables.

Comportamientos objeto de estudio

Este comportamiento ha de ser estudiado a los niveles de complejidad requeridos: lo que hace, lo que piensa y lo que siente. La conducta presenta tres modalidades distintas:

Conducta motora: Manifestación externa que implica actividades eferenciales externamente observables.

Conducta cognitiva: Supone todo aquello que piensa o experimenta un sujeto.

Conducta psicofisiológica: Comprende las actividades del sistema nervioso.

Condiciones personales

La predicción y explicación del comportamiento mediante el análisis de la personalidad es una constante en la mayoría de los modelos. A pesar de lo controvertido del asunto es de común acuerdo que los seres humanos cuentan con una serie de atributos estables y que pueden ser entendidos como repertorios básicos de conducta. Tales repertorios han sido construidos a lo largo de la vida y tendrán carácter explicativo en dependencia de la edad y la naturaleza del constructo. El evaluador debe cuestionarse tales construcciones teniendo en cuenta la teoría general de referencia y el caso particular.

A la hora de evaluar tales atributos se operativizarán según conductas actuales que son observadas mediante otras técnicas de evaluación. La distinción entre la conducta objeto del estudio y un supuesto repertorio supone una distinción entre lo que se explica (conducta) y lo que explica (construcción teórica)

Así pues, ejemplos de estos constructos personales serían las características de la personalidad, funcionamiento intelectual, procesos, estructuras cognitivas o afectivas, etc.

Condiciones ambientales pasadas

A pesar de que en la gran mayoría de los modelos comentados no aparecían explícitamente sabemos que una importante porción de la varianza es explicada por las condiciones ambientales históricas del sujeto, es decir, su historia de aprendizaje. Así, en los casos que sea preciso, el evaluador deberá recabar información mediante entrevistas, informes técnicos, etc. de todas aquellas condiciones ambientales consideradas relevantes.

Condiciones ambientales actuales

En una gran parte de nuestros modelos, el ambiente actual es considerado la fuente explicativa en el estudio del comportamiento. Así pues, son de inexcusable examen aquellas variables que puedan provocar, mantener y controlar.

Estímulos físicos y sociales con propiedades elicitadoras, discriminativas o reforzantes.

Situaciones facilitadoras/inhibidoras del comportamiento.

Situaciones problemáticas físicas y sociales relacionadas con el comportamiento objeto de estudio

Contextos actuales relevantes.

Condiciones biológicas

El psicólogo deberá estar preparado para identificar en qué casos se requerirá la intervención de otro especialista a la hora de complementar con evaluaciones biológicas, aunque conviene matizar que no siempre se requiere su estudio y que puede ser tan sólo necesaria en el contexto de aplicación clínico o psicopatológico.

Existe sobrada evidencia de que las condiciones biológicas del organismo han podido causar o coadyuvar con el desarrollo de la personalidad y/o actualmente pueden estar influyendo o explicando. Si proceden del pasado han de ser indagadas mediante registros, informes, y si se trata de condiciones biológicas actuales deberán serlo mediante los exámenes realizados por especialistas. Sin embargo, el psicólogo también puede estar preparado para realizar exámenes de algunos de los sistemas biológicos mediante exploraciones neuropsicológicas y psicofisiológicas pero hay que dejar constancia de que estos exámenes son realizados por medio de manifestaciones externas.

La teoría que parece ajustarse mejor a estos planteamientos es la formulada por Staats, denominada del conductismo social que pretende superar las rupturas existentes entre los distintos paradigmas psicológicos.

Variables potencialmente relevantes

Variables ambientales (E):

ambiente histórico (historia de aprendizaje) (E1) Responsables del

aprendizaje y constitución de la personalidad.

•ambiente actual (E2) Que puedan estar provocando, controlando

o manteniendo las conductas

Variables biológicas (O):

genéticas

bioquímicas

fisiológicas

neurológicas, etc.

Variables personales o Repertorios Básicos de Conducta (RBC): Son

Complejas constelaciones de conducta instauradas a través del aprendizaje acumulativo-jerárquico y que se formulan como vía para definir operativamente la personalidad o cualquier otra variable estable. Son producto de la interacción entre E1 y O1. Dependiendo del modelo será la personalidad o no

inteligencia

características de personalidad, etc.

Fernández-Ballesteros y Staats, 19992, Staats, 1978

El modelo se sustenta en la existencia de principios básicos de aprendizaje complementados por un principio acumulativo-jerárquico que establece los fundamentos de aprendizaje complejos.

El modelo, en su eje horizontal, mantiene un análisis molar diacrónico en el que se tienen en cuenta condiciones históricas, tanto ambientales como biológicas, así como las variables personales (RBC)

El modelo contempla también en su eje transversal que prescribe un análisis funcional en el que se contemplan las relaciones funcionales entre las condiciones ambientales actuales y la conducta objeto de estudio, así como las condiciones biológicas que pudieran afectar bien a la recepción de tales estímulos.

Por último cabe señalar que el conductismo psicológico a la hora de considerar los repertorios básicos de conducta exige que estos presenten los siguientes requisitos:

Que estén adecuadamente operacionalizadas

Que reúnan pruebas de cómo han sido conformadas

Que existan adecuadas técnicas de manipulación y control de tales conceptos

Tener pruebas de su relación estable con la conducta objeto de estudio.

Las aportaciones de este modelo son básicamente la integración de los modelos y la superación de algunos de los extremos polémicos comentados anteriormente.

“Evaluación psicológica es aquella subdisciplina de la Psicología que se ocupa del estudio científico del comportamiento -a los niveles de complejidad necesarios- de un sujeto (o grupo especificado de sujetos) con el fin de describir, clasificar, predecir y, en su caso explicar y controlar tal conducta”

2. BASES DEL PROCESO DE EVALUACIÓN

Método científico:

1. Correlacional/análisis del caso (descriptivo-predictivo): se pretende conocer como se asocian dos o más variables. Utiliza pruebas observacionales y correlacionales. Objetivos: orientación, diagnóstico o selección.

2. Experimental (interventivo-valorativo): Se pretende conocer los efectos de una variable (VI) en otra/s (VDs) mediante unas técnicas de manipulación de la VI. Utiliza pruebas experimentales y valorativas. Objetivos: intervención y cambio.

Generación y contrastación de hipótesis:

1. Método inductivo vs. Deductivo

2. Shapiro (1951) el caso individual, Staats (1962): las hipótesis en evaluación conductual,

3. Formulación de casos

Resolución de problemas y toma de decisiones

3. NORMAS EN EVALUACIÓN PSICOLÓGICA

Aspectos éticos: Código deontológico del Colegio Oficial de Psicólogos

Aspectos científicos: Construcción de tests

Utilización de tests

Adaptación de tests

El PROCESO de evaluación

Preguntas

Operaciones

Método

¿Qué hace?

Descripción

Observacional

¿Es un psicótico?

Diagnóstico

Observacional/correlacional

¿Va a rendir en Ingeniería

Predicción

Correlacional

¿Qué variables ambientales están funcionalmente asociadas con su conducta?

Explicación funcional

Correlacional, experimental

¿Por qué actúa así?

Explicación causal

Experimental

¿Qué tratamiento aplicar?

Predicción, explicación, control valoración del tratamiento, del proceso,…

Experimental

¿Qué efectos tiene el tratamiento? ¿Qué hipótesis se han contrastado?

Valoración (hipótesis/ proceso, tratamiento)

Experimental

4. FASES BÁSICAS DEL PROCESO DESCRIPTIVO DE EVAL.

PROCESO DESCRIPTIVO. Fase I: Primera recogida de información

Durante esta fase resulta necesario recabar datos suficientes sobre la demanda, los objetivos y sobre las condiciones históricas y actuales.

Especificar la demanda y fijar objetivos sobre el caso

1. Identificación de la solicitud previa a la realización de la evaluación:

Ausencia de solicitud previa (Servicios de urgencia)

Posibilidad de recabar información del paciente

Posibilidad de recabar información de acompañantes o allegados

Solicitud previa

Por iniciativa del potencial sujeto de evaluación.

Por iniciativa de allegados

Por iniciativa de cliente

Iniciativa familiar

Iniciativa pericial

Iniciativa institucional

En este último caso existe una petición más o menos precisa del sujeto/cliente que el evaluador debe clarificar formulando (con su ayuda) unos objetivos concretos. A este fin, se puede administrar el protocolo de solicitud siguiente:

Nombre del solicitante: Fecha:

Solicitud de atención para:

Para si mismo

Para si mismo y su pareja

Para otro

Hijo/a Padre Madre Hermano/a Pareja

Motivo de consulta

Edad del potencial sujeto de valuación

Referencia

Informes previos disponibles

Además de realizar una extensión del protocolo de solicitud también habrá que tener disponibilidad de la información solicitada (accesibilidad de la información)

2. Análisis de la demanda

Objetivo: Aceptación o no aceptación

Criterios: Naturaleza de la solicitud

Pertinencia del solicitante. Aunque la petición sea legítima no todo el mundo puede solicitar la atención psicológica. Ej: padres que quieren llevar a su hijo de 18 años

¿Cuándo no es aceptable?

Negativa del paciente en uso de su derecho.

Intento de instrumentalización por parte del cliente.

Cuando se trata de un menor no autorizado legalmente.

Una vez se va a proceder a la evaluación el sujeto ha de ser informado por el evaluador de los siguientes extremos:

Van a ser administrados una serie de técnicas, tests y otros instrumentos psicológicos para lo cual pide su conformidad

Que todos ellos requerirán de su colaboración

Que todo el material se mantendrá en estricta confidencialidad.

Si todo ello es aceptado el evaluador deberá establecer un acuerdo formal en el que especificará las mutuas obligaciones y describirá al cliente/sujeto en qué va a consistir su trabajo evaluativo, y en su caso, interventivo.

3. Primera recogida de información

Lo primero es abrir el informe de progreso del que no se da cuenta al cliente.

Especificar la demanda y fijar los objetivos sobre el caso: Motivo de la consulta, qué quiere lograr, comportamientos objeto de análisis, acuerdos formales.

Establecer las condiciones históricas y actuales potencialmente relevantes:

Historia del problema (en su caso, del sujeto)

Condiciones actuales: Personales, socio-ambientales y biológicas.

Puede resultar necesario indagar la historia del sujeto, cuyo interés va a depender tanto de la demanda como de su edad y otras condiciones del caso. Esta fase está guiada nuevamente por la demanda, la base de conocimiento y las habilidades evaluativas del psicólogo y por su marco teórico.

Todas estas cuestiones históricas pueden ser importantes a la hora de formular hipótesis. La información será suministrada mediante entrevista y por tanto puede estar sesgada, por ello el evaluador tratará de auxiliarse de datos de archivo e informes de otros para constatar.

Las fuentes de información no deben reducirse al propio sujeto sino que también será necesario entrevistar, con el conocimiento y la autorización de éste, a sus allegados, así como en su caso al cliente, además de tener en cuenta la propia conducta del sujeto durante la situación de exploración.

PROCESO CORRELACIONAL. Fase II: Formulación de hipótesis y deducción de enunciados verificables.

1. Supuestos/ hipótesis:

Se realiza el análisis de la información obtenida a la luz de los conocimientos generales y específicos de la psicología. Serán esenciales dos aspectos: la fiabilidad y validez de los datos recogidos sobre el sujeto y sus circunstancias y la amplitud de los conocimientos del evaluador sobre funciones psicológicas, covariaciones entre clases de respuestas, fundamentos fisiológicos y neurológicos de la conducta, etc.

¤ Cuantificación. Ej: ¿cuántas veces llora al día?

¤ Semejanza. Ej: lo que le pasa, ¿se parece a una depresión?

¤ Asociación predictiva. Relaciones entre variables psicológicas y entre éstas y otros eventos externos. Establecer predicciones apoyadas en datos empíricos. Ej: la falta de rendimiento, ¿está asociada a un déficit atencional? (En el sujeto, dos variables)

¤ Relación funcional. Ej: la falta de rendimiento ¿está asociada al refuerzo de los padres? (contingencias ambientales, conductual). Relaciones explicativas entre variables basadas en contrastaciones experimentales.

La relación entre el tipo de supuestos y los objetivos de evaluación es la siguiente:

1. Cuando se pretenda realizar un diagnóstico, solo es necesario establecer supuestos de cuantificación y semejanza.

2. Orientación y selección -> cuantificación y asociación predictiva.

3. Cambio -> Relación funcional o causal que verificaremos mediante pruebas observacionales o correlacionales en esta fase del proceso, y experimentales en la segunda.

Cuando el objetivo sea el de cambio, se trata de establecer supuestos sobre las características del problema y su contexto, así como sobre las variables potencialmente relevantes, es decir, que puedan causarlo, mantenerlo o controlarlo (variables socioambientales pasadas y actuales, condiciones personales, variables biológicas del organismo actuales y pasadas)

2. Deducción de enunciados verificables:

Estos supuestos mantienen un alto grado de generalidad y para ser verificados deberán ser deducidas predicciones verificables, lo cual requiere establecer el listado de las variables implicadas (tanto referidas a las conductas problemáticas como a los potenciales factores causales que se supongan asociados a ella), así como seleccionar los test y técnicas concretas con los que evaluarlas (delimitando los procedimientos).

Cada una de las variables debe estar operacionalizada con más de un instrumento ya que es muy difícil dar en psicología con una medida verdadera. En la elección de éstas influirán, como es lógico, los conocimientos teóricos y técnicos del evaluador. Los conocimientos facilitarán el establecimiento del procedimiento, así como el control de las variables extrañas que pudieran afectar a la bondad de los resultados.

Selección de variables a evaluar. Ejs: cuantificación ­> llanto, asoc. Predictiva ­> rendimiento escolar, semejanza ­> depresión, relación funcional ­> atención.

Selección de técnicas con las que evaluar las variables. Ejs: observación del llanto en el hogar; depresión con el BDI

Establecer los procedimientos generales de evaluación. Ejs: establecimientos de cuantos observadores van a observar, durante cuanto tiempo, etc.

Fase III: Contrastación

1. Preparación y administración al sujeto de las técnicas y tests siguiendo las instrucciones y consignas en el ambiente adecuado.

2. Análisis cualitativo y cuantitativo de resultados: extracción de puntuaciones directas, en su caso, típicas, etc. Permitirá comprobar si los supuestos han sido contrastados o no. Hay que señalar que se realizará un examen pormenorizado de las relaciones entre los distintos métodos y fuentes de información.

3. En su caso, examen de las garantías científicas de las técnicas utilizadas (ej: acuerdo interjueces)

4. Discusión de los resultados

5. Formulación de conclusiones. Los resultados han de ser examinados en sus repercusiones sobre los objetivos tanto científicos como aplicados.

Se examinarán las relaciones entre los distintos métodos y fuentes de información, así como las potenciales

Fase IV: Comunicación de resultados: el informe

Operaciones básicas: Descripción,

Clasificación

Predicción (explicación funcional)

Operaciones aplicadas: Diagnóstico

Orientación

Selección

Informe, comunicación de resultados (oral o escrito)

Este proceso tiene dos subfases:

1. Integración de los resultados:

De forma que el conjunto permita responder a la demanda y los objetivos de la evaluación, tenga en cuenta cualquier potencial incongruencia de los resultados y se formule las recomendaciones pertinentes.

Dependerá de cada caso el que en función de los resultados obtenidos lleguemos a una mera descripción o clasificación del sujeto y/o realicemos predicciones sobre la conducta, por tanto también dependerá de cada caso el que tengamos que orientar, seleccionar o proponer una determinada intervención

Cuando durante la evaluación se detectan condiciones importantes que trascienden la demanda, éstas deben ser integradas en los resultados y comunicadas al sujeto.

2. Comunicación de los resultados:

El proceso termina con la comunicación oral y/o escrita de sus resultados, en la que se dará respuesta a la demanda del cliente/sujeto y a los objetivos de la evaluación (orientación, selección,…) y en el caso del proceso valorativo-interventivo se expondrá también la valoración de los tratamientos aplicados.

El evaluador debe redactar un borrador de informe que comentará con el sujeto y/o cliente y tras la sesión de comunicación oral redactará el informe definitivo.

Comunicación oral

Los objetivos de esta comunicación son dos, que el sujeto y/o cliente quede bien informado de los resultados, especialmente de los referidos a su demanda inicial, y que ello le sirva para tomar las decisiones pertinentes.

Por lo que se refiere a la información, debe tener estas características:

Ser expresados en lenguaje comprensible tanto en su formato verbal como en su sentido teórico y práctico.

Ser presentados dentro del relativismo científico (no ciencia exacta)

Examinar una por una las conclusiones y recomendaciones teniendo en cuenta las potenciales repercusiones y decisiones.

Si se requiere intervención, discutir las alternativas de tratamiento (costes y beneficios) y los profesionales que se encargarán

Mantenerse a disposición del cliente.

2.2 Comunicación escrita: el informe

Características del informe

1. Ser un documento científico: Producto de un proceso ajustado a normas, obteniendo resultados de los que derivan acciones que dan respuesta a la demanda y a los objetivos. Dicho proceso ha sido realizado por un experto que asume la responsabilidad.

Debe contar con los suficientes datos para identificar a su autor, así como para que lo en él vertido sea replicable o contrastable por otros evaluadores. Para ello deberán aparecer todos los detalles relativos a los tests, técnicas, aparatos y otros procedimientos que se han utilizado, así como sus peculiaridades. Los resultados se presentarán en forma cuantitativa referidos a cada una de las técnicas utilizada como mediante su integración en la que se entrelacen tanto los aspectos cualitativos como cuantitativos. Además debe figurar el grado de certeza con el que se emita cualquier aseveración sobre el sujeto. También deberán figurar las conclusiones y recomendaciones.

2. Servir de vehículo de comunicación: Los resultados derivados de una evaluación que se presenten en un informe deberán ser expresados de tal forma que sean entendibles por la persona a la que van dirigidos. Sin embargo, la característica de rigor científico debe primar sobre otra cualquiera.

3. Ser útil: Debe presentar orientaciones concretas en torno a los objetivos planteados en la evaluación.

Organización del informe

Datos personales del sujeto, del cliente, de los evaluadores y fecha de las sesiones de evaluación y del informe.

Referencia y objetivos: Motivos de evaluación y objetivo planteados tanto por el remitente como el sujeto o sus familiares.

Datos biográficos relevantes: Datos de interés sobre las condiciones ambientales pasadas, así como sobre el contexto próximo y algunas informaciones sobre evolución y desarrollo. También se incluirán los datos sociodemográficos relevantes y una referencia a la historia del problema.

Conducta ante la exploración: Datos relevantes de observación sobre la conducta manifiesta del sujeto durante la exploración. (motoras externas y verbales). También podrán incluirse las actitudes que evaluador infiera sobre este tipo de conducta.

Técnicas y procedimiento: Listado de técnicas, test o instrumentos utilizados. En el caso de utilizarse test estandarizados deberá figurar también la muestra de tipificación utilizada y la fecha de edición. Figurará también toda cuestión de procedimiento que permita la contrastación de la evaluación por otro psicólogo, así como la apreciación de las garantías científicas. También deberán figurar los datos brutos.

Resultados cuantitativos

Integración de resultados: Interviene el marco referencial teórico del evaluador. A partir de los resultados serán presentados:

Comportamientos objeto de estudio.

Características de la personalidad o RBC (tb funciones intelectuales) Deben figurar los relevantes al caso y que apoyen las hipótesis a fin de que puedan ser replicados.

Condiciones socioambientales actuales relevantes para el caso

Condiciones biológicas

Conclusiones y recomendaciones: diagnóstico, orientación, selección y objetivos de cambio e intervención. En su caso se expondrán las VD y VI, técnicas de tratamiento y valoración de resultados.

Valoración de la intervención (en su caso). Dos tipos de resultados:

Procedentes del análisis de los cambios experimentales en las VD

Lo que el sujeto y allegados opinan sobre los efectos del tratamiento.

5. FASES BÁSICAS DEL PROCESO INTERVENTIVO-VALORATIVO DE EVALUACIÓN.

Fase V: Planificación del tratamiento

Una demanda de cambio lleva consigo una intervención por lo que exige conocer cuáles son las condiciones que causan o mantienen la conducta mediante una preevaluación llevada a cabo a través de un proceso descriptivo-predictivo. Una vez elaborados y analizados esos resultados, habremos llegado a establecer un conjunto de hipótesis funcionales (contrastadas en el anterior proceso) que constituyen la teoría sobre el caso. En otras palabras, que constituye el problema:

Establecer los supuestos funcionales sobre el caso:

1. Selección de las variables dependientes (VD)

2. Selección de las variables independientes (VI)

Deducción de predicciones verificables

1. Selección de las medidas de las VD que van a ser los objetivos de tratamiento

2. Selección de medidas de las VI

3. Selección del tratamiento

Hay que dejar constancia de que a pesar de que el proceso descriptivo aporta un conjunto de medidas recogidas es posible que algunas de ellas no nos sirvan y que sea necesario recoger nuevas mediciones a la hora de contrastar la evaluación.

Por otro lado, tanto el tratamiento como las hipótesis han de ser verificados experimentalmente y, por tanto, se exige no sólo la planificación del tratamiento sino también como se va a proceder a su valoración.

4.5.1. Selección de medidas de las VD y VI

Criterios de selección de las medidas durante la valoración del tratamiento

Se deben tener en cuenta las garantías psicométricas de las medidas de evaluación, las cuales se explicarán en el tercer tema.

Tipos de medidas de cambio

Existen dos tipos esenciales de medida de cambio:

Medidas en agregado: Proceden de tests estándar que dan cuenta de constructos psicológicos cuyo/s resultado/s procede/n de un conjunto o subconjunto de los elementos de un determinado test (generalmente preguntas referidas a ámbitos muy diferentes del funcionamiento del individuo) los cuales se agregan, y a veces se ponderan. Éstas medidas deberán reunir ciertas características psicométricas.

Medidas moleculares: Proceden de instrumentos específicos (no estándar) de medida y generalmente son expresadas según parámetros de ocurrencia, frecuencia o duración que arrojan una puntuación total que es suma o promedio de esos comportamientos simples y homogéneos.

Características de calidad de las medidas de cambio

Tres características que deben presentar las medidas utilizadas en la valoración:

Fiabilidad: Hace referencia a su potencial error de medida, el cual puede proceder del tiempo en el que se aplica (fiabilidad test-retest, estabilidad de la medida), la objetividad del registro u observación (fiabilidad interjueces) y si contamos con una medida en agregado, la relación existente entre los elementos que constituyen el test o el instrumento de medida (consistencia interna). Datos relevantes:

La objetividad, si se utilizan medidas objetivas, nos lo daría la precisión del aparato.

Que la puntuación obtenida sea estable a través del tiempo es esencial para probar los efectos de una intervención.

Cuando utilizamos medidas en agregado es importante contrastar la medida en la cual los elementos de una prueba están asociados fuertemente. Es decir, que los ítems tienen una alta consistencia interna (fiabilidad de dos mitades o de formas paralelas)

Estos datos se recogerán tanto del instrumento como de la misma aplicación. Por otro lado, otra medida que nos permite controlar los potenciales errores que proceden del evaluador y que son las medidas no contaminadas son recogidas independientemente del mismo. Ej: calificaciones escolares.

Validez: Un instrumento es válido si mide lo que pretende medir. Sin embargo seleccionar los instrumentos más válidos para operacionalizar nuestras variables de tratamiento no será suficiente, y ello por dos razones:

1. Porque un instrumento puede ser válido para medir un constructo pero no ser adecuado para contrastar los cambios producidos tras un tratamiento.

2. Porque un instrumento puede presentar distintos índices de validez pero no ser sensible al tratamiento de esa variable.

Debido a esto, la mejor forma de contrastar la validez es la triangulación de cada una de las variables, lo que implica utilizar distintas medidas para operacionalizar cada una de las variables utilizadas.

Además conviene resaltar que el concepto de validez se aplica esencialmente a variables que presentan un alto nivel de inferencia, mientras que para medidas de bajo nivel se habla de exactitud.

Utilidad clínica: Depende tanto de su habilidad para detectar cambios debidos al tratamiento (sensibilidad) como de su bajo coste comparativo en la administración (eficiencia).

Tres características claves deben reunir los criterios de cambio:

Que esté en consonancia con las necesidades y demanda del cliente/sujeto y que hayan sido discutidas con él.

Que sean realistas.

Que estén debidamente temporalizados, en el sentido de cuándo pueden ser alcanzados y en que orden.

4.5.2. Selección de las técnicas de intervención y de las variables potencialmente contaminadoras

Selección de las técnicas de intervención

1. Rol asignado al tratamiento en el interjuego de las distintas variables implicadas: Algunos metodólogos consideran que el tratamiento es la variable independiente, sin embargo, ello conlleva una sobresimplificación. En un caso de depresión mayor, ésta sería la VD y la VI podría ser un déficit del sistema motivacional. Ese sistema puede ser manipulado mediante intervenciones psicológicas, y al elegir una específica estamos seleccionando una técnica de manipulación de la VI y no la variable independiente.

2. Criterios que deben guiar la selección del tratamiento: Ha de regirse por las pruebas existentes sobre la eficacia, efectividad y eficiencia del total de los tratamientos disponibles en la manipulación de la VI y en los conocimientos generales sobre intervenciones clínicas. Se habla de eficacia cuando el tratamiento ha conseguido sus objetivos mediante diseños controlados mientras que puede considerarse efectivo si produce efectos en contextos clínicos (relevancia clínica/social). Finalmente se entiende por eficiencia aquella propiedad de un tratamiento en la que se comparan sus costos con la consecución de los objetivos.

Evaluación y control de las variables potencialmente contaminadoras

Los tratamientos suelen imponer condiciones que pueden <> los resultados de la intervención (expectativas del sujeto, desensibilación en el caso de que se exija relajación…). En el caso JM al tratarse de manipular los refuerzos se tuvo en cuenta cuales eran especialmente reforzantes para él.

4.5.3. Selección del diseño de valoración

Un diseño de valoración es un plan de acción que establece quién/es va/n a ser evaluados, con qué medidas y en qué momento. En principio el mejor diseño experimental es aquel en el que se distribuye aleatoriamente a unos sujetos en una o distintas condiciones experimentales y en una situación control. Sin embargo en el ámbito de la evaluación psicológica suele dirigirse a un solo sujeto (o grupo especificado) y por tanto es poco frecuente que pueda ser aplicable una metodología rigurosamente experimental.

Quién/es va/n a ser evaluados: Evaluar a un solo sujeto o a un grupo especificado de sujetos implica que habremos de evaluar a éstos y que no podremos compararlo con ningún otro sujeto o grupo de sujetos similar (no podemos tener sujetos igual y no tratarles). Por tanto habremos de evaluarles antes, durante y después de la intervención

Momento de la evaluación: Las variables que hemos seleccionado como dependientes deberán registrarse antes, durante y después del tratamiento.

Cuántas veces se evalúa: El diseño más simple consiste en evaluar una sola vez antes del tratamiento y una sola vez después, pero también es posible varias veces.

Con qué medidas van a ser evaluados: Para el caso N=1 se harán preferentemente con medidas moleculares, normalmente más sensibles al tratamiento, parecen más adecuadas para ser administradas a lo largo del proceso de evaluación mientras que para el diseño preexperimental pre-post se realizarían con medidas en agregado.

Diseño preexperimental pre-post

Diseño N=1

Quién/es

Un solo sujeto

Un grupo de sujetos

Un solo individuo

Un grupo de individuos tomados como una unidad

En qué momento

Antes y después del tratamiento

Antes, durante y después del tratamiento

Cuántas veces

Una sola vez: antes y después y en el potencial seguimiento

Varias veces: antes, durante y después del tratamiento

Con qué medidas

Medidas en agregado

Medidas moleculares

Fase VI: Tratamiento: diseño y administración y, en su caso, evaluación continua.

Diseño de intervención y valoración a través del cual serán contrastadas las hipótesis y valorado el tratamiento: N=1 (diseño de caso único)

Diseño pre experimental pre-post

Selección y aplicación de las técnicas de evaluación y control de posibles variables intervinientes y contaminadoras

Si N=1 preparación de la evaluación continua a lo largo del tratamiento

4.7. Fase VIII: Resultados: Comunicación

Análisis cualitativo

Análisis cuantitativo

Comunicación al sujeto (oral y/o escrito) y allegados (en caso necesario

Si es necesario, informe al cliente

Solicitar seguimiento

4.8. Fase IX: Seguimiento

Una de las amenazas de los efectos examinados inmediatamente después del tratamiento es que éstos frecuentemente, se disipan con el tiempo e incluso podrían aparecer efectos negativos. Por tanto es necesario un seguimiento, el cual implica una nueva evaluación que ha de ser planificada con intervalos regulares, en función del caso que se trate. Las etapas de este seguimiento serían:

Toma de contacto con el sujeto

Evaluación de las conductas implicadas con las técnicas de medida de VD y VI empleadas tanto antes como después del tratamiento.

Análisis de datos: cualitativo y cuantitativo.

Se procederá a evaluar las variables relevantes en idénticas condiciones que en las fases pre, durante y post, así como las variables que puedan ser importantes posteriores al tratamiento (satisfacción, percepción de cambio del sujeto y allegados y la aparición de potenciales efectos negativos)

Los datos han de ser analizados estableciendo comparaciones con los obtenidos antes, durante y después.

Comunicación de resultados: Sujeto/Cliente

Planificación (en su caso) de otros seguimientos

5. TÉCNICAS DE EVALUACIÓN A LO LARGO DEL PROCESO

Primer nivel: Técnicas de amplio espectro:

entrevista, autobiografía, listados de conducta, etc.

Segundo nivel:

Generales: autorregistros, observación sistemático, pruebas estandarizadas de ejecución, test estandarizados de personalidad.

Técnicas específicas: cuestionarios o escalas de autoevaluación, escalas de apreciación de otros.

Tercer nivel:

Códigos de observación: observación sistemático. (conductas ya especificadas)

Registros psicofisiológicos

En el tercer y segundo nivel también podría estar la entrevista pero sería muy distinta a la del primer nivel, las preguntas tendrían que ser más específicas.

En cada momento del proceso de evaluación (tanto correlacional como experimental) los instrumentos y tests han de ser seleccionados eficientemente, en virtud de su amplitud para recoger información relevante. Conforme avanzamos en las etapas del proceso las técnicas ganan en especificidad (pierden amplitud) pero también en su costo. Sin embargo, al aumentar su especificidad, esto repercute en un mayor rigor y exactitud.

Por ejemplo, las técnicas de primer nivel son de autoinforme, lo cual implica que sesgos procedentes del propio sujeto pueden contaminar los resultados.

6. LAS GUÍAS PARA EL PROCESO DE EVALUACIÓN (GAP)

Fernández-Ballesteros et al (2001)

Comienzo proceso: Cuando una persona o institución (cliente) plantea al psicólogo que responda a una demanda o que de un consejo profesional

Condiciones previas: El psicólogo debe examinar si está cualificado (tanto ética como moralmente) para satisfacer la demanda y si ésta se ajusta a criterios profesionales.

El evaluador debe cumplir los principios éticos y los requisitos legales

Esquema: 4 etapas básicas:

Análisis del caso

Organización y información de los resultados

Planificación de la intervención

Valoración y seguimiento

De este esquema se derivan 96 guías

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.


administracion - administracion de empresas - derecho - psicologia - contaduria - forex - articulos gratis - preparatoria abierta - bajar de peso rapido - hoteles en mexico - apuntes de medicina - forex- recetas de cocina