LA OBSERVACIÓN

INTRODUCCIÓN

Cualquier técnica de recogida información conlleva observación y que se produce con independencia del modelo teórico. Sin embargo, no todas las técnicas son observacionales.

Definición: Cualquiera de los procedimientos y técnicas de recogida de información que requieren la percepción deliberada de comportamientos emitidos por un sujeto (a distintos niveles de complejidad, molaridad-molecularidad e inferencia), realizada por un observador entrenado (participante o no, experto o entrenado como podría ser una persona allegada) mediante protocolos (hojas de respuesta) preparados el efecto (mayor o menor estructuración) que permitan una anotación sistemática, en una situación natural o análoga en la que no se elicitan respuestas.

Unidad de análisis

Nivel de inferencia

Tiempo del evento

Protocolo

Observador

Participación

Situación

Molecular <———> Molar

Bajo <———> Alto

Actual <———> Pasado o continuo

Estructura <———> Poco estructurado

Experto <———> Escaso

entrenamiento

No participante <———> Participante

Natural <———> Análoga

UNIDADES DE ANÁLISIS

Unidad: Objeto que se pretende estudiar, en nuestro caso, una persona, grupo, institución, etc. No se pretende evaluar a personas como objetos, sino como sus manifestaciones conductuales, por lo que el objeto observado será un evento conductual. En segundo lugar, tales eventos se producen en un continuo temporal, en este caso nuestra unidad también podría referirse a un concreto segmento en el tiempo. Por otra parte, sobre las unidades de hecho observadas, el observador suele realizar muy distintos niveles de inferencia, que dependerán del marco teórico. Pueden ser consideradas como unidad de análisis las interacciones habidas entre las actividades de las personas y los elementos ambientales.

En este apartado se va a considerar como unidad de análisis:

La unidad de análisis es el conjunto de eventos conductuales que pueden presentar distintos grados de molaridad-molecularidad en función de los objetivos de la evaluación.

La unidad de análisis u observación se da en alguna medida; es decir, según una cierta cantidad en alguna de las propiedades o dimensiones de la unidad de análisis observada.

Las unidades de análisis y las unidades de medida están relacionadas en base a que la existencia de unas permite la designación de las otras pero, no son equivalentes.

Continuo del comportamiento

Definición:

“La observación, en lenguaje descriptivo, de los eventos conductuales que ocurren en un contexto natural en amplias unidades de tiempo”.

Características:

1. No se realiza una previa especificación de las conductas o atributos a observar;

2. Se observa en tiempo real y en forma continua.

3. Las descripciones se realizan sobre aspectos verbales, no verbales y/o espaciales.

Cuando se van a elaborar categorías conductuales y/o a decidir sobre cuáles son las unidades que van a ser observadas, se requerirá realizar una observación asistemática del continuo del comportamiento.

Atributos

Definición:

Características deducidas de la observación de la conducta manifiesta -verbal, no verbal o espacial-.

• Características:

1. La actividad manifiesta tiene un relativo valor en sí misma y es elaborada y descrita en términos de un determinado atributo intrapsíquico.

2. La conversión de los datos de conducta puede realizarse durante el transcurso de la observación o posteriormente.

3. En la observación de estas unidades suele utilizarse amplios intervalos temporales.

Dado que la utilización de atributos como unidades análisis están en relación concretos marcos teóricos, algunos autores no consideran estas como apropiadas unidades de análisis.

Conductas

Definición:

Utilización como unidad de análisis de la conducta manifiesta – motora o verbal- definida en términos simples o agrupadas en clases o categorías. La definición de tales unidades varía en un continuo de molaridad-molecularidad (mayor o menor especificidad)

Características:

1. Especificación previa de la conducta o clases de conducta a observar (delimitación, descripción, denominación, definición).

2. Estas unidades de análisis pueden ser teórica o empírica.

3. Deben requerir mínimas inferencias por parte del observador.

4. Selección rigurosa de los intervalos de tiempo, esencialmente de la duración total, del número de sesiones y del tiempo de cada sesión.

Interacciones

• Definición:

Relación secuencial entre dos eventos procedentes de dos o más personas o entre una persona y una dimensión ambiental.

• Características:

1. Especificación previa de las conductas o clases de conductas.

2. Constituidas por influencias recíprocas existentes entre individuos o entre un individuo y un grupo o un determinado ambiente, y

3. La observación de interacciones suele realizarse en unidades de tiempo previamente establecidas, adecuadas (temporalmente) a estas unidades de observación.

Productos de conducta

• Definición: Resultado de actividades internas o externas que los sujeto/s han realizado en situaciones tanto naturales como artificiales. Existen dos tipos de observaciones:

Medidas no reactivas: Productos de conducta procedentes de las ejecuciones del sujeto en el pasado. Pueden ser medidas de erosión ( destrucciones, daño o cambios físicos en el ambiente), medidas de huella (al utilizar objetos o consumirlos) o medidas de archivo (registradas en documentos o archivos, resultado de la actividad cotidiana) => Situación natural

Medidas reactivas: Los productos de ejecuciones que el sujeto realiza a partir de determinadas tareas que el evaluador le presenta => Situación artificial

• Características:

1. Las observaciones no reactivas son excelentes tanto de evaluación como de valoración de tratamientos ya que no se ven afectadas por los sesgos de la observación.

2. Sin embargo, tiene el inconveniente de que los sujetos agente del producto de conducta puede no ser identificables.

2. La observación de los resultados de la ejecución en tareas estándar permite la comparabilidad intersujetos.

3. La observación de las ejecuciones en tareas específicas permite la comparabilidad intrasujetos.

5. El mayor problema es que sean utilizadas como expresión de supuestos atributos.

UNIDAD DE MEDIDA

Ocurrencia: Constatación de si un fenómeno se da o no.

Orden: Consignar el orden en el que aparecen unas conductas o categorías.

Frecuencia: Fundamentalmente utilizada en el registro de conductas, clases de conducta e interacciones, hace referencia a la extensión en la cual un determinado evento ocurre en una unidad de tiempo. Puede presentarse en números absolutos o según una tasa. Es una medida fácil de obtener, y suele reflejar, mejor que ningún otro parámetro, cambios a través del tiempo.

¿Cuántas veces ha estudiado Pedro esta semana?

Duración: El comportamiento humano se produce de forma temporalmente extensa y, a menudo, no es reducible a actos discretos. Pueden ser tres:

El intervalo entre el comienzo y el final de una actividad. Duración.

El intervalo entre la presentación de un estímulo y el comienzo de una respuesta. Latencia (TR)

El intervalo entre las manifestaciones sucesivas observadas. Intervalo inter-respuesta.

¿Cuánto tiempo ha estado estudiando cada vez?

Dimensiones cualitativas: Este aspecto está en relación con la intensidad o magnitud (medida mediante escalas ordinales) con la que el sujeto se esfuerce en esas unidades temporales y con la adecuación de las actividades que realice durante los intervalos de tiempo dedicados. Con la medición de la adecuación de una conducta estamos haciendo referencia a su apropiación social o bien a su grado de funcionalidad, es decir, hasta que punto consigue los objetivos propuestos, por tanto es frecuentemente medido a través de los aciertos y errores. También en este caso cabría tener en cuenta la dimensión temporal (cuanto tiempo emplea) y cualitativa (no solo resolver un problema, sino hacerlo bien). Pero solo es aplicable cuando el resultado final es claramente correcto o incorrecto, para otros casos la adecuación ha de ser considerada como punto intermedio entre un continuo de exceso-defecto. Sin embargo, es tan difícil de dirimir, por lo que para establecerlas hay que tener en cuenta lo siguiente: la clase de conducta, las comparaciones intersujetos, las características del contexto social de referencia, así como la propia opinión del sujeto y sus allegados. También es evaluada mediante escalas ordinales previamente construidas y por medio de comparaciones normativas.

TÉCNICAS DE REGISTRO

La estructuración del protocolo es una de las condiciones de la observación que permite la replicabilidad y control de los resultados.

Enfoque psicodinámico y constructivista => Poco sistemático, permite la descripción del continuo de conducta o descripción mediante atributos, de lo observado.

Enfoque conductual y médico => utilizan productos de conducta y emplean sistemas estructurados y estándar como los códigos de categorías conductuales o protocolos tipificados de recogida de datos.

Por otra parte, dependiendo del momento de la evaluación en el que nos encontremos será necesario mayor o menor estructuración, dentro de un continuo. Normalmente suele ir en aumento.

Registro narrativo

Presentan un formato flexible para permitir recoger muy diferentes características y modalidades de las actividades de los sujetos, ya que no existe estructuración previa que articule la recogida de datos siguiendo un estilo textual. El observador toma nota escrita y oral de lo que va ocurriendo en la situación de observación. Aunque si recoge fecha y circunstancias (lugar, personas, etc.)

Fuentes de error

Los observadores pueden utilizar distintas descripciones verbales para una misma conducta o patrón de conductas, y

En base a ello, puede llegar a categorizarse o a dar distinta significación a los mismos eventos. Estos tipos de error pueden controlarse en tanto en cuanto los observadores sean previamente entrenados en el uso de un mismo lenguaje descriptivo de las posibles actividades que vayan a ocurrir en el campo de observación

Una vez entrenados en el mismo lenguaje, otra forma de aumentar la fiabilidad es que el registro lo realicen varias personas para así establecer la fiabilidad interjueces.

Los registros narrativos se utilizan frecuentemente como paso previo a la elaboración de códigos estructurados tanto de catálogos de conducta como de sistemas de categorías o de interacciones. También pueden ser útiles cuando las conductas son poco frecuentes y deben ser registradas por observadores participantes.

Escalas de apreciación

Definición: Son utilizadas cuando se pretende la cuantificación, calificación o clasificación de las actividades de un sujeto según específicas conductas, dimensiones o atributos previamente establecidos. En definitiva, se trata de valorar en qué medida (frecuencia, intensidad, apropiación) una determinada descripción es aplicable al sujeto.

Características:

1. El observador realiza, o ha realizado, la observación en periodos amplios de tiempo y, generalmente, es un observador participante. (no suele ser un experto)

2. La información que se da sobre el sujeto se produce, generalmente, en forma diferida a la observación realizada.

3. Las descripciones conductuales que se utilizan pueden ser de muy variado tipo y dependen del marco referencial teórico del evaluador (distintos niveles de inferencia, objetivos de la evaluación)

4. Pueden utilizarse muy distintos descriptores o categorías. Pueden emplearse minuciosas descripciones de conducta, así como, también los descriptores pueden ser atributos.

Son útiles para una primera aproximación cuantificada de la conducta, y también a la hora de tener datos sobre la validación social de un determinado tratamiento, no obstante existe el riesgo de que el evaluador se contamine con opiniones externas.

Protocolos observacionales de conducta/listas de rasgos

Contienen una serie bien especificada de conductas, encuadradas o no en clases y con o sin indicación de antecedentes o consecuentes ambientales de las mismas.

Registros de conductas

Se trata de la agrupación de una serie de eventos conductuales bien definidos que se supone son relevantes al caso que se está estudiando. Sin pretender ser exhaustivo en la observación. Suele utilizarse en diseños de caso único.

A la hora de desarrollar este registro, el procedimiento es el siguiente:

1. Selección de las unidades de análisis o conductas a observar y definición operativa de las mismas. La selección y definición de las conductas objeto de observación se realiza tras una primera recogida de información, en estrecha relación con el sujeto o cliente y allegados y puede complementarse con una observación asistemática en la situación natural.

2. Decisión sobre unidades de medida o dimensiones o parámetros relevantes a las conductas eligidas. En general, lo que se pretende es constatar con qué ocurrencia o frecuencia aparecen las conductas (previamente especificadas).

3. Diseño del formato o protocolo de observación podrá conllevar especificación situacional y desde luego anotación de la fecha, lugar, sesión de observación y cualquier otro particular relevante para esa observación.

4. El entrenamiento del/os observador/es que, en algunos casos pudieran ser no expertos allegados al sujeto es importante.

Inconvenientes

1. No puede tenerse constancia del exacto momento en el que la conducta se da, y ello influye en la dificultad de determinar la fiabilidad interjueces. Ej: Sabemos que ha consumido un cigarro pero no cuando, y saber esto es necesario si queremos hacer un análisis funcional.

2. Resultan inviables cuando la/s conducta/s a examen presenta/n una alta frecuencia o cuando existen multitud de conductas a observar.

3. Cuando lo que ha de ser observado presenta muy baja frecuencia existe el riesgo contrario, que el observador disminuya su atención (Cone y Foster, 1982; Nay, 1979). Si el observador cree que es poco frecuente no estará tan alerta.

Matrices de interacción

Están dirigidos a la constatación de las interacciones que se producen entre el ambiente social y la conducta, es decir, de las relaciones funcionales antecedente-respuesta-consecuente que se producen en la interacción entre sujetos. Dos objetivos:

Constatación de las relaciones funcionales entre una conducta y sus contingencias

El estudio de las relaciones interpersonales en un grupo social o ambiente.

Características

1. Requieren un menor esfuerzo por parte del observador que los códigos de categorías, ya que no se tiene que memorizar las abreviaturas correspondientes a cada categoría y su descripción y las conductas a examen suelen ser más simples.

2. Suponen un tipo de registro multiuso, aplicable a distintas situaciones con sólo variar las conductas a examen.

3. El número de categorías que generalmente se incluyen es reducido.

4. Son fundamentalmente aplicables en el registro de interacciones diádicas o triádicas; así, por ejemplo, son útiles en el análisis de las interacciones madre-hijo, marido-mujer, padre-madre-hijo.

5. La mayor dificultad estriba en la definición operacional de las conductas que se integran en cada una de las conductas listadas.

Mapas de conducta

Consiste en un procedimiento de observación sistemática de conductas específicas que se sitúan en unas coordenadas espacio-temporales con el fin de someterlas a un análisis de las relaciones entre la conducta y variables ambientales. Es una técnica muy flexible por lo que habrá que ajustarse a los objetivos de la evaluación.

El procedimiento es el siguiente:

Selección de las unidades de análisis y observación según determinadas unidades de medida o parámetros

Selección de los lugares donde se va a observar y reproducción esquemática del lugar con las distintas condiciones físicas presentes en ellos

Diseño de protocolos: protocolo de observación y registro y hoja de resultados y representación gráfica.

Muestreo de lugares y tiempo.

Entrenamiento de los observadores.

Códigos o sistemas de categorías

Definición: “Conllevan la enumeración, descripción y clasificación de los eventos conductuales y/o contextuales que se pretenden observar así como articulan y regulan cómo se va a llevar a cabo la observación”. Comportan un largo y complicado proceso de elaboración, por lo que el evaluador no suele plantearse su construcción ya que existen códigos de categorías de conducta o interacciones que son estándar y están tipificados y que, por tanto, presentan las garantías de rigor para su utilización

Ventajas:

1. Permiten un limitado pero amplio número de actividades a observar;

2. Proveen información sobre conductas y/o interacciones complejas;

3. Permiten la comparabilidad entre sujetos e investigaciones;

4. Simplifican el trabajo de observación, ya que el entrenamiento en el código puede servir a más de un caso, y

5. Al ser un procedimiento estándar, suelen presentar mayores garantías científicas.

Registro de productos de conducta

Conllevan, en su mayor parte, el registro de medidas físicas. Parece obvio que estos datos no requieren protocolos sino tan sólo preparar al efecto una hoja de recogida de información en la que aparezcan las condiciones generales bajo las cuales se registran esos productos: día, hora, lugar, etc.

Procedimientos automáticos de registro

Tales procedimientos pueden dividirse en tres grupos:

Medios técnicos de registro auxiliares del observador. La ventaja es la de minimizar algunos de los sesgos procedentes del observador.

Aparatos de registro a distancia u ocultos que decrementan la reactividad de los sujetos observados y disminuyen también los sesgos del observador, sin embargo, necesitan de la autorización explícita por parte dicho sujeto. Abarcan el registro de respuestas fisiológicas, así como ciertas conductas motoras. Estos dispositivos telemétricos constan de un transductor y un radiotransmisor que lleva el sujeto.

Técnicas de amplificación de las respuestas fisiológicas, esqueléticas, motoras y cognitivas que permiten la medición de comportamientos encubiertos, privados o poco accesibles. Ej: No puedes tener conciencia de tu pulso a no ser que lo amplifiques. Dependiendo de las necesidades, se necesitaran distintos métodos de amplificación.

Biofeedback: Temperatura, conductancia de la piel, tasa cardiaca, tensión muscular (EMG), EEG, respiración.

Criterios para la elección de una técnica de registro

La complejidad/especificidad del problema a examen. Cuanto más compleja y menos especificada sea la unidad a observar menos estructuración inicial y mayor planificación.

Eventos escasos y bien definidos: catálogos de conducta construidos al efecto

Eventos interactivos (pareja, familia): matrices de interacción

Eventos complejos, bien especificados: códigos de categorías conductuales en los que estén presentes todas las manifestaciones del caso.

Siempre que sea posible, deberán ser utilizados dispositivos automáticos, objetivos y/u ocultos de registro, salvaguardando las cuestiones éticas antes mencionadas.

Por otro lado, en una primera aproximación al caso, deben utilizarse registros narrativos o escalas de apreciación cumplimentadas por allegados.

MUESTREO (¿Cuándo y/o a quién observar?)

El objetivo de este procedimiento es el de obtener muestras significativas y representativas de los eventos observados, según las unidades de medida previamente seleccionadas.

Muestreo de tiempo

Durante cuánto tiempo se va a prolongar la observación.

Cuantas sesiones, es decir, con qué frecuencia va a observarse. Por ejemplo, durante una hora al día.

En qué momentos se van a iniciar y terminar los periodos de observación y si serán de razón fija o variable.

Con qué intervalos de observación/anotación. Cuando la conducta a observar es muy frecuente. Ej: se va a observar durante 10 segundos y se va a registrar los 5 seg. siguientes y se descansa X tiempo.

Intervalo total: La conducta no se registra si no se produce en el total del intervalo fijado.

Intervalo parcial: El observador debe anotar toda conducta que ocurre en una fracción del intervalo de observación.

Intervalo fijado: Tan sólo se registran conductas que aparecen en un momento predeterminado del intervalo (inicio o final)

Para tomar estas decisiones habrá de tenerse en cuenta el tipo de eventos a registrar, su complejidad y número, la frecuencia y duración con que se supone ocurren y el tipo de unidad de medida o dimensiones de las respuestas elegidas.

En el caso de que no tengamos suficientes datos para fijar tentativamente la duración y frecuencia, es aconsejable realizar una preobservación asistemática que nos permita su delimitación.

Por otro lado, a modo de orientación se hacen las siguientes indicaciones:

1. La duración de la observación deberá ser inversamente proporcional a la frecuencia del evento observado. Para los de media ocurrencia, son suficientes dos semanas.

2. Sesiones de observación: Deben depender no sólo del tipo de eventos a registrar, sino también de la complejidad, del instrumento de registro. Con 20 o 30 categorías pueden obtenerse datos fiables y válidos con tres o cuatro sesiones diarias de 10 a 30 minutos.

3. En qué periodos observar: Depende totalmente del caso de evaluación y de las situaciones en las que la conducta aparece

4. Intervalos de observación y registro: Con muestras de intervalo parcial, no deben exceder de 10 segundos de observación. Con estrategias de intervalo total, 5 segundos suele ser adecuado. En muestras momentáneas, pueden llegar a un minuto.

Muestreo de situaciones

Esto ocurre fundamentalmente cuando se asume que el comportamiento varía en función de los estímulos externos y de sus propiedades funcionales. También para comprobar en qué medida determinados comportamientos son estables a través de las situaciones o, por el contrario, dependientes de ellas. Así puede resultar de interés el análisis de las relaciones ambiente-conducta.

¿Cuáles son las situaciones donde se da la conducta objeto de estudio?

¿Cuantas situaciones?

¿De que tipo?

¿Cuando ocurren (ejemplos: cada día, solo los fines de semana)?

Muestreo de esas situaciones

Si se trata de dos situaciones funcionalmente equivalentes, es decir, que se parecen solo observamos en una.

Muestreo de sujetos

El muestreo de los sujetos estará en íntima relación con los restantes tipos de muestreo. Por ejemplo, será incompatible utilizar el registro de eventos cuando se trata de observar a más de dos sujetos a no ser que el número de conductas a observar sea muy escaso. En estos casos es aconsejable utilizar muestreo de intervalos y de sujeto simultáneamente (primero a uno, luego a otro,…)

Selección localizada de individuos. Dentro del contexto elegido anteriormente. Elegidos al azar o de manera estratificada en función de sexo, edad, etc.

Selección de intervalos de observación en función del número de sujetos a observar: En el caso de que no sea necesario muestrear por tratarse de pocos sujetos.

Elegir un criterio de razón fija o variable.

Rotar el criterio de elección de los sujetos.

LUGAR DE LA OBSERVACIÓN (¿Dónde observar?)

Conviene resaltar de entrada que existe un continuo de naturalidad en el que podría situarse cualquier tipo de observación, y que por tanto, la clasificación dicotómica natural-artificial, resulta un tanto forzada. El mero hecho de la presencia de un observador en una situación natural, ya la artificializa, produciendo la reactividad presente en casi todo tipo de observación, si eliminamos las llamadas medidas no reactivas.

Por tanto se podrían establecer estas divisiones:

Situación natural vs situación artificial

Continuo de naturalidad/artificialidad

Validez interna vs validez externa

La situación natural artificializada por el observador

Observación en situaciones naturales

Hoy en día se está haciendo especial hincapié en la validez ecológica, por lo cual prima la validez externa (generalización de resultados) sobre la interna (control experimental) lo que justifica la importancia que está teniendo la observación en situaciones naturales.

Definición: La observación natural se define como aquella que se realiza en el ambiente habitual en el que se desenvuelve el sujeto, sin mediación del evaluador para provocar las actividades objeto de estudio.

Ambientes para los que existen Códigos de Observación: Familia, Escuela, Organizaciones, Instituciones, Parajes naturales.

Ejemplo: mapas de conducta

Todos estos contextos de observación natural conllevan una serie de sesgos que serán comentados en el siguiente apartado. Pero no sólo los problemas metodológicos pueden desaconsejar su uso, sino sus posibilidades de aplicabilidad en la práctica, por ejemplo puede conllevar las siguientes dificultades:

Los sujetos implicados pueden negarse a ser observados en su vida real.

Las conductas a observar sean de carácter privado, éticamente inobservables.

Pueden existir inconvenientes para que el psicólogo se desplace al ámbito natural correspondiente.

El costo de la observación natural sea extremadamente alto; recuérdese lo dicho en orden al número de horas invertidas en sesiones de observación y el número de observadores necesarios con el fin de obtener datos con mínimas garantías de estabilidad y objetividad.

Así, la observación natural parece ser más aconsejable bien cuando puede ser realizada por personas allegadas al sujeto (reduciéndose entonces la objetividad), bien cuando el evaluador forma parte del medio natural, bien cuando se dispone de medios de trascripción (filmaciones, espejos unidireccionales, etc.). Por último, existen procedimientos electrónicos de evaluación ambulatoria con lo s que pueden observarse conductas previamente catalogadas o productos de conducta mediante la administración de tests de ejecución y registro de respuestas en situaciones naturales.

Otra vía para la observación natural, salvando las dificultades anteriores es a través de rastro de conducta (diarios, cartas, etc.), lo cual no suele requerir especiales costes.

Observación en situaciones

Definición: Cuando no es posible realizar la observación en situaciones naturales, podemos replicar artificialmente tales ámbitos y observar las actividades del sujeto.

Validez interna vs. Validez externa. En situaciones artificiales tienden a presentar mayor validez interna, dado el control experimental a las que son sometidas, a la vez que se pierde validez externa y, por tanto, posibilidades de generalización. Este balance dependerá del grado de artificialidad.

El continuo de artificialidad.

Tipos de observaciones análogas: (de menor a mayor artificialidad)

Tests situacionales: Pruebas más o menos estándar y estructuradas a través de las cuales se presente al sujeto los estímulos o situaciones en las que interesa observar su conducta. La diferencia estriba en que la situación no se presenta espontáneamente, sino que es provocada por el evaluador. (ej: BAT, Procedimiento de Observación Interacciones madre-hijo de Toub).

Role-Playing: Permiten la creación de múltiples situaciones ficticias en las que el sujeto interactúa con personas y objetos que representan los papeles requeridos por la situación representada. Generalmente en estas situaciones se exige un técnico o auxiliar del evaluador que actúe en un determinado papel ficticio. Role-Playing Assessment Instruments” de Fawcett

Medios audiovisuales o virtuales: VAT (TEA)

1. Criterios para su aplicabilidad:

Que los eventos objeto de estudio sean replicables en el laboratorio

Que los eventos estén especificados.

Que la probabilidad de ocurrencia esté garantizada.

Que la reactividad pueda controlarse.

2. Utilidad: para la evaluación de la línea base de la VD pre-tratamiento; de los efectos del tratamiento sobre dicha VD; para la comparación de ambas evaluaciones o valoración de resultados y seguimiento.

3. No es posible hablar, en general, de su poder predictivo y de su validez externa, ya que todo ello depende, íntimamente, de la estructura y contenido de eventos a observar.

4. Ha sido utilizado más como procedimiento de investigación que en la práctica.

5. Antes de utilizar una situación artificial para recoger datos observacionales, esta alternativa debe ser analizada minuciosamente y sopesar las ventajas e inconvenientes que conlleva. En todo caso, no debe utilizarse la observación en situaciones artificiales como único método de evaluación.

GARANTÍAS CIENTÍFICAS DE LA OBSERVACIÓN

Fuentes de error de la observación

Procedentes del sujeto observado.

Procedentes del observador.

Procedentes del sistema de observación.

Procedentes del sujeto observado

Reactividad: “modificación del comportamiento por el hecho de ser observado”.

Depende de:

Propiedad inherente a los animales.

Novedad estimular en la situación de observación: El proceso observacional introduce nuevos estímulos en el ambiente que pueden convertirse en estímulos discriminativos para el sujeto. La reactividad sería una función de la novedad que introduce la observación. Esto podría subsanarse esperando un tiempo hasta la habituación.

Características del sujeto y la conducta observada.

Indicios:

El cambio sistemático de la frecuencia de las conductas objeto de estudio.

El incremento de la variabilidad de la conducta que no se relaciona con cambios en las condiciones ambientales.

La expresión verbal de que se está produciendo reactividad por parte de los sujetos que están siendo observados o bien por parte de las personas allegadas a ellos.

La discrepancia entre los datos procedentes de la observación y los recogidos con otros procedimientos sobre las mismas conductas.

Las diferencias halladas entre lo observado y un criterio objetivo previamente conocido.

Recomendaciones:

Observadores participantes siempre que sea posible.

Dispositivos ocultos y/o a distancia (como, por ejemplo, cámaras de televisión, magnetófonos, etc.).

Minimizar la interacción observador-sujeto u otras propiedades discriminativas de la observación que puedan introducir sesgos.

Facilitar naturalidad y motivación.

Planificar periodo de habituación.

Utilizar distintos procedimientos y distintas fuentes, para incrementar la validez de los resultados.

Utilizar observaciones “unobtrusive”, productos de conducta, observaciones simples.

Procedimientos de observación libres de reactividad:

Medidas de erosión, de huella y de archivo

Productas de conducta tomados de la situación natural

Observaciones simples, como aquellas registradas en la situación natural por un observador independiente que no interviniera en absoluto en la situación observada. El observador permanece oculto o está de forma anónima y su tarea no se evidencia.

Procedentes del observador

La garantía de objetividad implica la utilización de dos observadores, y por tanto, son dos los agentes o productores de error. De entre las variables que, procedentes del observador, pueden mediatizar los resultados de la observación las más relevantes son:

Grado de participación:

Observador no participante: Es independiente a lo observado y del cual el sujeto no tiene conocimiento, permanece alejado temporal, espacial y afectivamente. Esta observación suele minimizar los efectos de la reactividad de lo observado y favorece una mayor objetividad de la observación. Ej: registros mecánicos, datos no reactivos o cuando el observador se sitúa en un lugar que permite su neutralidad.

Observador participante: Puede estar más o menos implicado en la situación de observación, permanecer físicamente en el lugar, mantener contactos con los sujetos observados, alejarse o acercarse a ellos según lo requiera el proceso de observación, la situación o los sujetos. Así, este tipo de observador es un técnico de la observación, ello maximiza la objetividad y exactitud, sin embargo aumenta la reactividad.

Observador allegado: Minimiza la reactividad de los sujetos, sin embargo se corre el riesgo de que se reduzcan la objetividad y la precisión. En todo caso, el observador allegado puede ser entrenado de forma que estos aspectos mejoren.

Adoptando cualquiera de los papeles se incurren en unos determinados errores (sesgos), por tanto habrá que ver para cado caso, que es lo que nos “conviene”.

Expectativas:

Las expectativas pueden suponer una fuente de sesgos que el observador introduce al elegir el sistema de observación, al registras las conductas o categorías conductuales consonantes con sus hipótesis previas, y al seleccionar el diseño estadístico de análisis de los datos procedentes de lo observado.

Se ha planteado algunas recomendaciones para evitar o minimizar estos sesgos:

Utilizar observadores entrenados que desconozcan las particularidades del caso

Si se utilizan observadores allegados al sujeto, tratar de no contaminarles con las expectativas del evaluador y entrenarles en objetividad observacional.

Entrenamiento

El observador, independientemente de su participación, debe ser previamente entrenado en la observación, para así obtener datos objetivos y precisos. Dos son las clases fundamentales de error que suelen cometer los observadores y que pueden ser subsanadas mediante este entrenamiento:

Errores de tiempo: Sólo cuando se utiliza muestreo de tiempo.

Errores de interpretación y reconocimiento: Son los más frecuentes.

Los criterios que se deben cumplir para la finalización del entrenamiento son los siguientes: que los entrenados lleguen a alcanzar altos niveles de acuerdo entre sí; que obtengan acuerdos con un criterio previamente establecido, como puede ser, un protocolo estándar puntuado por unos jueces expertos.

El entrenamiento debe prolongarse a intervalos regulares durante el periodo de observación con el fin de evitar el efecto de arrastrado o desplazamiento (observan en el sentido de su pareja de observación o en cualquier sentido), así se obtiene una constante recalibración del sistema de observación, aumentando así la exactitud.

Características generales

Las características del observador pueden también mediar en los resultados de la observación. No obstante, existe una enorme dificultad para ser controladas.

Procedentes del sistema de observación

Concretamente el código o registro elegido, el muestreo efectuado y los dispositivos técnicos seleccionados. Las características que incrementan la bondad de estos instrumentos son las siguientes:

Claridad en las definiciones conductuales. Es decir, que sean fácilmente identificables por el observador

Un reducido número de categorías o conductas en ellos presentes. Cuantas más categorías, más probable es que te confundas (ej: dos conductas parecidas, dos conductas contiguas, etc.)

Utilizar un código estándar, que cuente con las suficientes garantías científicas en su construcción.

Cuando se van a utilizar clasificaciones sobre atributos o escalas de conducta, que el observador tenga suficiente conocimiento sobre el sujeto.

En ocasiones es posible utilizar procedimientos eléctricos o mecánicos de registro, para obtener datos objetivos y exactitud.

Algunas cuestiones sobre fiabilidad, validez y

exactitud de la observación.

Resulta difícil referirse, en general, a las garantías científicas de la observación:

Las posibles unidades de observación son de muy variado tipo.

Los instrumentos que sirven de base a tal procedimiento presentan muy diferentes indicadores de sus propiedades psicométricas.

Se discute sobre las más importantes garantías psicométricas de la observación.

Cabe destacar que con garantías psicométricas nos estamos refiriendo a las garantías de los datos observación recogidos y no de las técnicas.

¿En qué medida los datos procedentes de un observador son generalizables a los recogidos por otros observadores?

Una primera garantía de observación está en la utilización de más de un observador, lo que posibilita el cálculo de la objetividad o fiabilidad interjueces, que ha sido reformulado desde la teoría de la generalizabilidad haciendo referencia al universo de los observadores.

Existen veintidós procedimientos que permiten su cuantificación. Tales procedimientos pueden dividirse en aquellos que hacen referencia, propiamente al acuerdo entre observadores, mientras que otros dan cuenta de la estimación de los coeficientes de fiabilidad interjueces. En todo caso, los índices de concordancia habrán de ser obtenidos en función de la unidad de medida utilizada (frecuencia, orden de ocurrencia y duración).

Concordancia para la ocurrencia y el orden

Es independiente de la frecuencia y puede expresarse a través de los siguientes elementos:

K = Número de categorías del sistema

Po = Proporción de acuerdos observados

Pe = Proporción de acuerdos al azar

Po = Nº de acuerdos/ Nº de acuerdos + Nº de desacuerdos

Pe = E Pe (1 + 2)

Pe (1 + 2) = La proporción correspondiente a la suma de ocurrencias de ambos observadores para cada una de las categorías y con relación al total.

Índice de concordancia = Po – Pe/ 1 – Pe x 100

El concepto de acuerdo aquí no se refiere a la frecuencia d ocurrencias de cada una de las categorías, sino a los registros respecto al lugar de orden ocupado para cada ocurrencia de cada evento conductual.

Concordancia en función de la frecuencia

Tratando de superar el problema que venía de atrás, se ha propuesto un índice global (C global) de acuerdo que implica el cálculo del acuerdo imputable al azar (C global aleatoria), obteniendo así la concordancia neta (C neta)

No parece existir una fórmula óptima en la obtención del acuerdo entre observadores, ya que ésta depende del gran número de posibilidades de la observación, por lo que se acepta que el mejor indicador del acuerdo interjueces es la correlación entre las puntuaciones de dos o más observadores.

Desde una perspectiva correlacional, suele ser utilizada la correlación de Pearson, Spearman-Brown.

Duración

El estadístico aconsejado es la Kappa de Cohen:

K= Po – Pe/ 1- Pe X 100

Po = Proporción de unidades de tiempo correspondientes a las conductas observadas por ambos observadores (concordantemente)

Pe = Proporción de unidades de tiempo correspondientes a las concordancias esperadas por efecto del azar.

Los valores de Po y Pe se hallan como sigue:

Po= E (P1 X P2)

Siendo;

P1 = Proporción de las unidades de tiempo correspondientes al observador 1

P2 = Ídem del observador 2

K = Número de categorías.

Recomendaciones

El acuerdo o la fiabilidad interobservadores deben ser siempre utilizados a la hora de probar la objetividad de nuestras observaciones cualquiera que sea el instrumento y el procedimiento a observar.

El estadístico a utilizar debe estar en correspondencia con el tipo de dimensión de respuesta empleado.

Cuando se ut8ilizan escalas de estimación o apreciación conviene emplear la perspectiva correlacional clásica.

En ningún caso deben ser tenidos en cuenta de datos que obtengan bajos acuerdos entre observadores o baja fiabilidad interjueces.

Tienden a incrementar la generalizabilidad entre observadores las siguientes condiciones:

Utilización de claras definiciones conductuales sobre las que el observador no tenga que hacer inferencias.

La utilización de intervalos de observación.

El entrenamiento adecuado y semejante de los observadores.

La recalibración (o prolongación del entrenamiento durante las sesiones de observación en forma intermitente) de los procedimientos de observación.

Cuando se trata de utilizar escalas sobre constructos de apreciación con posterioridad a la observación, el conocimiento extenso y semejante de lo observado por parte de los observadores y, a asimismo, que todos ellos compartan el mismo sistema de referencia teórico.

También se puede usar el acuerdo intraobservador como sustituto del interobservadores.

¿Hasta qué punto lo observado en un determinado momento es generalizable a otros momentos de la vida del sujeto?

Se puede hablar de estabilidad, o bien de la posibilidad de generalizar a un universo temporal (desde la teoría de la generalizabilidad) o bien de que hemos obtenido adecuada fiabilidad test-retest (TCT). Tres procedimientos son los más frecuentes para calcular la fiabilidad.

A través de las correlaciones que puedan obtenerse entre dos observaciones registradas en dos o más momentos por medio del coeficientes de fiabilidad test-retest (correlación de Pearson o Spearman).

Por medio de la apreciación visual de la línea base registrada. Aunque parezca subjetivo, existen procedimientos estadísticos a la hora de juzgar esta cuestión.

Por último, se considera que es factible utilizar la fórmula de Spearman-Brown como medida de la consistencia interna de las distintas categorías o manifestaciones conductuales observadas con el fin de reflejar la fiabilidad de las observaciones. Sin embargo, su utilización puede ser engañosa, ya que la variabilidad intrasesión puede, por tanto, demostrar la varianza verdadera o ser reflejo, también, de errores en el sistema de observación. Las recomendaciones a este respecto son las siguientes:

En el caso de trabajar con diseños n = 1 en códigos o categorías conductuales simples es preferible la inspección visual de la línea base.

En el caso de tratarse de códigos de categorías complejos y/o de utilizarse éstos en distintos períodos de observación deben emplearse procedimientos correlacionales.

¿Hasta qué punto los datos de observación procedentes de una situación son generalizables a otras situaciones?

Con ello estamos haciendo referencia al universo de generalizabilidad de las situaciones, así como a posibilidad de que los datos recogidos en situaciones artificiales de laboratorio, sean generalizables a la vida real (validez ecológica). Por último, desde la observación a través de la cual se realizan inferencias sobre constructos no se tendrá que tener esta preocupación, ya que está basada en un enfoque teórico en el que se sostiene la generalizabilidad intersituacional.

¿Hasta qué punto los datos evalúan el constructo que pretendemos observar?

La observación tiene como objetivo prioritario el estudio del comportamiento manifiesto y, por ello, ha sido entendida como el criterio último de validez. Ello ha sido criticado por cuanto mediante la observación se trata de medir ciertos constructos y ello conlleva la demostración de la validez de constructo. Otros autores han demostrado que las garantías de la observación están mucho más en relación con la fiabilidad y el universo de generalizabilidad de los observadores que con la validez (sea cual sea).

Tal vez la cuestión más importante esté no tanto en la validez del instrumento de observación como en las inferencias que puedan realizarse desde esas observaciones. Lo mejor es utilizar varios métodos, cuyos resultados deberán ser contrastados.

Planificación de la observación

1. El caso que nos ocupa, ¿requiere observación?

¿Qué unidades de observación están implícitas en la hipótesis sobre el caso?:

Continuo de la conducta,

Atributos,

Conductas,

Interacciones,

Sistemas de categorías,

Productos de conducta.

¿Qué unidades de medida van a ser utilizadas?

Ocurrencia,

Frecuencia,

Orden,

Duración,

Dimensiones cualitativas.

¿Mediante qué técnicas van a ser recogidas las observaciones?

Registros narrativos,

Escalas de apreciación,

Protocolos de conducta,

Sistemas de categorías,

Registro de productos,

Procedimientos automáticos de registro.

de la observación.

¿Quién o quiénes van a ser observados?

Un solo sujeto,

Varios,

En su caso, representatividad de los sujetos observados.

6. ¿Dónde se va a observar?

En situaciones naturales

En situaciones artificiales

7. ¿Durante cuánto tiempo se realizará la observación?

Tiempo total de observación,

Número de sesiones,

Intérvalos de las sesiones,

Duración de los intervalos de observación y registro (en su caso),

En su caso, períodos de habituación.

8. ¿Quién o quiénes van a observar?

Uno o varios observadores,

Cómo se va a entrenar a los observadores.

¿Cómo va a apreciarse la calidad de las observaciones?

Generalizabilidad entre puntuadores,

Generalizabilidad entre situaciones,

Generalizabilidad en el tiempo,

Con qué otros resultados se van a comparar

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.


administracion - administracion de empresas - derecho - psicologia - contaduria - forex - articulos gratis - preparatoria abierta - bajar de peso rapido - hoteles en mexico - apuntes de medicina - forex- recetas de cocina